By

México D,F 20 de Agosto. La obra del escritor polaco SlawomirMrozek, El último preso o la policía, volverá a conjuntar en el escenario a la dinastía Bichir, que presentará este montaje en el Teatro Helénico a partir de este viernes 21 de agosto y hasta el 1 de noviembre.

Bajo la dirección de Alejandro Bichir, sus hijos, Demián, Bruno y Odiseo, acompañados de Reynaldo Rossano, darán vida a esta puesta en escena, escrita por Mrozek a finales de los años cincuenta a manera de comedia y con un humor ácido, es una crítica feroz a los sistemas represivos que, a pesar de la distancia, aún tiene una enorme vigencia.

En entrevista con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), DemiánBichir precisó que la obra arranca “con esta posibilidad de que el último preso que existe en el país ha decidido que no tiene sentido seguir luchando y mantener sus ideas revolucionarias para salir de la cárcel y entonces unirse al gobierno”.

Aunque la historia sucede en un lugar imaginario, dijo, “muchos países pueden ponerse en evidencia, cuando la gente ve este material es muy fácil identificarse con él; este andamiaje que significa el sistema represor se ve amenazado cuando el último preso del país decide abandonar la cárcel y unirse a los trabajos del gobierno. Todo se descompone y en ese momento dejan de existir apoyos para los cuerpos policiacos y dejan muchas cosas de tener sentido, entre ellos, si no hay recursos qué nos vamos a robar, por ejemplo; entonces hay una serie de elementos que son muy fáciles de identificar para cualquier gente y parte de lo que le gusta mucho espectadores de esta obra es precisamente que entramos a este estado reflexivo, a través de carcajadas, a través de un sentido del humor muy ácido que tiene el autor, el cual ha sido perfectamente bien reproducido por la dirección de mi padre”.

En este sentido, Odiseo Bichir indicó que trabajar con su padre es una experiencia multicolor, porque mantienen una relación extraordinaria de comunicación, mutuo aprendizaje y crecimiento, con quien ha sido un padre muy permisivo, pero también muy crítico y, ante todo, un artista buscador de su público, alguien que comparte a través del teatro una verdad para cuestionarla e invitar al debate.Cobertura Angular 11-18MX: Información CONACULTA/ Fotos ED.

 

 

 

Comentarios