By

Ciudad de México 5 de junio de 2017.La tragedia de la guardería ABC en Hermosillo Sonora, donde 49 bebes perecieron en un incendio, provocado en una bodega contigua donde se almacenaban archivos y materiales diversos del gobierno estatal; culpa de la corrupción, leyes y reglamentos mal hechos, negligencia y gobiernos y funcionarios que hacen caso omiso; el caso sigue impune y el sufrimiento de las familias continua sin justicia.

Como en tantas ocasiones el Monumento a la Independencia sirve de arranque o punto de reunión para celebrar, conmemorar y recordar, acontecimiento que cimbran a la sociedad en general; lo ocurrido ese 5 de junio del año 2009, es otra más a una enorme lista que acumula un mal historial del país.

Reunidos padres y familiares de aquellas vidas segadas por el tumor de la corrupción y opacidad en este país, hicieron un mitin y marcha en dirección a las oficinas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde recordaron la nula justicia y poca atención a las víctimas de aquella fatídica tarde; expusieron ante medios y sociedad, que el caso sigue empantanado, con pocos culpables que disfrutan llevar el proceso en casa.

En el acto develaron otro antimonumento (parece ser que el país se llenara de ellos con tantos actos y tragedias propiciadas directa o indirectamente por los gobiernos),frente a las oficinas del IMSS sobre Paseo de la Reforma, un 49 y ABC recuerdan aquel día, les avisa que sigue ocurriendo, que siguen los malos manejos en la subrogación de guarderías. En investigaciones posteriores a la tragedia, se detectó que solo 14 de 1,485 de este tipo de guarderías, cumplían con los requisitos para operar.

En un país más desarrollado, con mucho menos corrupción y burocracia más eficiente, se creería que las leyes y reglamentos se modificaron para mejorar y prevenir; en México parece que funciona al revés, no hay justicia, las leyes se estancan y se roban más recursos para atender necesidades personales y no para el progreso del país.

Cobertura Angular 11-18MX: Información/Fotos: Guillermo Magallon Fierro.

 

Comentarios